Concentración en defensa de la sanidad pública. ¡No al área única de salud!. 25 de Junio.

La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid y las asociaciones de vecinos de los municipios del sur de Madrid, junto con CCOO Madrid, UGT-Madrid y la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública convocan a la ciudadanía a secundar una gran concentración para poner de manifiesto el rechazo popular a la última vuelta de tuerca del proceso privatizador de la sanidad pública emprendida por el Gobierno de Esperanza Aguirre: el denominado Decreto de área única y de libre elección de profesionales médicos y de enfermería. Será el jueves 25 de junio a las 19h. en el metro Sevilla.

Tras el eufemístico nombre de Decreto deLibre Elección y Área Sanitaria Única se oculta un proyecto de reforma sanitaria que, aumentando la desorganización del sistema sanitario público, derivará en una degradación, beneficiará a unas empresas azotadas por la crisis del mercado inmobiliario que buscan en la gestión sanitaria nuevos nichos de mercado.

Mediante este decreto, el Gobierno regional pretende desmontar la organización de la sanidad pública eliminando las áreas sanitarias y centralizándolas en una sola. La asistencia sanitaria pública es de tal complejidad que requiere un grado importante de organización, de coordinación, mejora constante, y de una distribución muy equilibrada de los recursos, planificando centros de salud y profesionales en función del aumento de población o de nuevas necesidades con el fin de mantener la mejor calidad asistencial. Tales necesidades organizativas están garantizadas en la Ley General de Sanidad de 1986 con las áreas sanitarias, que se establecen según factores geográficos, demográficos, socioeconómicos, laborales, epidemiológicos. En virtud de esta norma, cada área sanitaria no debe sobrepasar los 250.000 habitantes para evitar la saturación de pacientes y garantizar la mejor calidad en la atención médica.

Madrid tiene actualmente 11 áreas en las que ya se incumple el número máximo de habitantes. Por ello, la Consejería de Sanidad propuso en 2006 aumentarlas a 15, una propuesta que, a juicio de sindicatos, organizaciones profesionales y vecinales, era aún insuficiente. A pesar de ello, con el tiempo se ha conseguido un modelo homogéneo con una carga asistencial alta pero equilibrada y una buena calidad, como demuestra la última encuesta del Baremo Sanitario 2008, según el cual, el 85% de los madrileños está satisfecho con la atención de su médico de cabecera.

El referido decreto de área única y libre elección propone justamente lo contrario de lo expresado no sólo en la Ley General de Sanidad sino en la propuesta realizada por la propia Consejería de Salud en 2006, ya que suprimir las 11 áreas y crear un Área Única para una región de 6,3 millones de habitantes es, sencillamente, apostar por el caos sanitario y volver a la sanidad preconstitucional, a un momento en que todo se organizaba desde un despacho central, desatendiendo necesidades de barrios y pueblos. Es así como se explican situaciones como las provocadas por la concentración de hospitales en el norte de la capital, donde se construyeron La Paz, el Hospital Ramón y Cajal, el Hospital Clínico y la Clínica de la Concepción, mientras en el sur y el este de Madrid no había un sólo centro hospitalario.

La implantación del Área única que propone el Gobierno regional puede tener, por tanto, repercusiones muy negativas en el acceso a la sanidad pública de los madrileños, y no sólo en lo que respecta a la planificación de recursos: la libre elección de profesionales sanitarios más allá de las actuales áreas de salud favorecerá la presión asistencial de determinados profesionales en detrimento de los restantes, a los que, poco a poco, les irán destinando menos medios.

Por todo ello, el decreto no sólo no resuelve el problema de las listas de espera -el 67% de los madrileños piensa que no se han tomado medidas eficaces para mejorar la situación- sino que proyecta sobre los pacientes la responsabilidad de su futura evolución ya que si esperan serán porque han elegido mal.

La introducción de la competitividad entre centros y profesionales sanitarios mediante el pago de incentivos económicos sujetos a la “productividad” (número de pacientes atendidos) empeorará más aún la calidad asistencial.

El proyecto legislativo ignora la importancia que el trabajo en equipo tiene para la atención a la salud, afectando de forma irreversible a servicios de vital importancia para la población más vulnerable, como la atención domiciliaria, las curas, la rehabilitación, etc. toda vez que seguirán adscritas a los profesionales del centro de salud del barrio, que podrán desconocer la situación clínica del paciente si éste ha elegido otro centro pudiendo rechazar el profesional a prestar esa asistencia.

La libre elección de médico y para el médico, la libre elección de paciente destruyen, por tanto, la base de un acceso igualitario a la sanidad pública . Por todo ello, la FRAVM, CC OO-Madrid, UGT-Madrid y la Asociación de Defensa de la Sanidad Pública de Madrid manifiestan su más rotundo rechazo a la propuesta de Área Única y exigen al Gobierno regional que abra un proceso de negociación que garantice la defensa de la sanidad pública madrileña, la no implantación del Área Única y el desarrollo de un sistema sanitario público basado en la planificación, en la prevención y en la atención a las necesidades sanitarias de la ciudadanía madrileña.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Participación Ciudadana, Servicios Publicos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s