Villaverde: Luz verde a la construcción de la Catedral de las Nuevas Tecnologías.

La ejecución de una de las actuaciones más esperadas del Plan Especial de Inversiones y Actuaciones de Villaverde que la FRAVM suscribió con el Ayuntamiento de Madrid el 1 de febrero de 2006, la conversión de la antigua fábrica de ascensores Boetticher en un centro de nuevas tecnologías, está un poco más cerca. Esta mañana, representantes de las asociaciones vecinales de Villaverde y de la FRAVM han presenciado la colocación de la primera piedra de un centro de innovación tecnológica que será pionero en la ciudad.

Representantes de las asociaciones vecinales de Villaverde y de la FRAVM han acudido esta mañana a la presentación del proyecto de la conversión de la antigua fábrica de ascensores Boetticher y Navarro en la que ya se conoce como la Catedral de las Nuevas Tecnologías.

La presentación del proyecto de una de las actuaciones más ambiciosas del Plan Especial de Inversiones de Villaverde ha corrido a cargo del alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, que ha invitado al acto al ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián. No en vano, será el Ejecutivo central el que, a través del Plan Avanza, financie 24 de los 34 millones de euros que costará un proyecto que contempla la construcción de un Centro de Expresión e Innovación de Nuevas Tecnologías, una versión on line del proyecto la Catedral de las Nuevas Tecnologías y un Centro de Referencia a nivel nacional en tecnologías de Software Libre.

Al multitudinario acto han asistido también el delegado de Economía del Ayuntamiento, Miguel Ángel Villanueva; el secretario regional de CC OO, Javier López; el secretario regional de UGT, José Ricardo Martínez, el periodista y científico Eduardo Punset y el presidente de CEIM, Arturo Fernández, entre otros. “Sin embargo -como ha señalado en su intervención el presidente de la FRAVM, Nacho Murgui- la nuestra es una presencia inevitable ya que las asociaciones venimos apostando por el proyecto desde la firma, hace 14 años, del Plan 18.000 para Villaverde y Usera con el Gobierno de la Comunidad de Madrid, encabezado entonces por el actual alcalde de Madrid”. En efecto, a iniciativa del movimiento vecinal, el Plan 18.000 reservó una partida presupuestaria de 100 millones de las antiguas pesetas para empezar a bosquejar el proyecto de la Catedral. “Para nosotros -añadía Murgui- esta es una reivindicación que enlaza con algunos de los elementos básicos del modelo de ciudad que defendemos como el reequilibrio territorial. Es fundamental que Madrid apueste por conservar usos productivos e industriales en determinadas zonas en lugar de favorecer siempre los usos residenciales poniendo en valor barrios periféricos y recuperando espacios sumidos en procesos de abandono mediante la promoción de actividades productivas”.

Villaverde recupera un espacio emblemático
El distrito de Villaverde fue una de las zonas de Madrid más afectada por las devastadoras consecuencias del proceso de reconversión industrial que se produjo en España en los años ochenta y noventa.

Sus vecinas y vecinos recuerdan que la fábrica de ascensores Boetticher y Navarro fue una de las primeras en cerrar sus puertas y dejar a sus miles de empleados en el paro. Mª Prado de la Mata, presidenta de la AV San Cristóbal de los Ángeles, apunta que “era, además, una industria emblemática porque contaba en sus instalaciones con una escuela de formación a la que acudían muchos de nuestros jóvenes”.

La clausura de la empresa sumió al imponente edificio que albergaba su sede en un estado de abandono que no hizo sino empeorar con los años. “Al entonces alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, además, no se le ocurrió otra cosa que realojar en sus precarias instalaciones a las personas que vivían bajo el puente de Méndez Álvaro, una zona que en aquel momento interesaba revalorizar”.

“Por todo ello -continúa- las entidades que formábamos parte del Movimiento por la Dignidad del Sur comenzamos exigir a partir de 1993 que se destinaran las naves de Torroja para un centro de innovación tecnológica que devolviera al distrito la actividad industrial que en un tiempo tuvo. El Plan 18.000 de Usera y Villaverde que el entonces presidente de la Comunidad de Madrid firmó con la FRAVM ya contemplaba la inversión de 100 millones para empezar a redactar el proyecto. El proceso quedó estancado. Ahora, más de diez años después, vemos por fin poner la primera piedra de un proyecto que, esperamos, se construya cumpliendo los plazos establecidos y dignifique las condiciones del entorno , iluminando, por ejemplo, un tramo de la carretera entre San Cristóbal y Villaverde que está sumida en la oscuridad”, remata”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General, Villaverde. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s